Otro proyecto financiado por la agencia estadounidense DARPA, esta vez desarrollado por una entidad llamada SRI International. Se trata de una serie de micro-robots orientados a la fabricación de estructuras más grandes, o para dar lugar a un sistema de autorreparación superficial para futuros robots. El robot más pequeño construido por SRI tiene un milímetro de lado, pero lo más impresionante, como puede verse en el vídeo, es su velocidad (hasta 35 centímetros por segundo) y su agilidad (19 movimientos por segundo).

Los micro-robots se mueven gracias a un sistema de control que se encarga de regular las distintas corrientes que circulan por el circuito impreso. Y como podemos ver, no necesariamente tiene que tratarse de una superficie plana, ni sólida, puede ser flexible. Impresionante ver cómo construyen pequeñas estructuras repitiendo patrones de movimiento y aplicando una especie de pegamento. ¿Robots que se autorreparan con otros micro-robots? Parece que algún día lo veremos.